El Tazón de los Harbaugh

Por Ricardo Mendoza Solís

La edición XLVII del Súper Bowl de la NFL tendrá como ingrediente principal, además de ser una final inédita, el primer enfrentamiento entre dos entrenadores en jefe hermanos en la historia de la liga.

Los aficionados esperaban ver desde el año pasado una final de campeonato con los equipos de Jim y John Harbaugh.

Sin embargo, San Francisco y Baltimore no tuvieron suerte de clasificarse al Súper Domingo la temporada anterior.

Pero ahora la historia es distinta. Los 49ers de San Francisco, de Jim Harbaugh, lograron levantarse de un déficit de 17 puntos y así derrotar como visitantes a los Halcones de Atlanta para alcanzar la final de la NFL por sexta ocasión en su historia.

Por su parte, John Harbaugh y sus Baltimore Ravens han sido tocados por la fuerza motivacional llamada “Ray Lewis”, quien tras anunciar que esta es su última temporada como jugador profesional, les ha inyectado una energía extra  que los tiene ahora con un lugar en Nueva Orleans.

San Francisco y Baltimore son escuadras con muy buen trabajo en todas sus líneas. A la ofensiva quizá los 49ers tienen ligera ventaja debido no solamente al poder de Frank Gore sino que un arma extra es la capacidad de correr del quarterback sensación Colin Kaepernick.

Por pase, Kaepernick ha mostrado buenas cosas en esta temporada aunque definitivamente la inexperiencia podría cobrar factura en él. En este sentido, Flacco tiene ventaja en el manejo de la presión en partidos de postemporada.

Las defensivas también lucen muy parejas. San Francisco tiene muy buenos linieros frontales y apoyadores aunque su debilidad es la secundaria. En este sentido, Baltimore está mejor balanceado, con el mejor grupo de apoyadores de la NFL y la mejor defensiva secundaria. Su debilidad radica en que su línea frontal no es muy dominante.

Quizá donde pueda estar la clave del partido es en los equipos especiales. En esta área San Francisco lleva las de perder. Sus regresadores de patadas no son precisamente los mejores de la liga y su otrora seguro pateador, David Akers, ha tenido su peor temporada como profesional y ha dejado de ser confiable.

Baltimore, por su parte, tiene en Ed Reed y Tory Smith a un par de los mejores regresadores de patada mientras que el novato Justin Tucker ha sido la revelación de la liga como pateador al conectar más del 90% de sus intentos, incluyendo uno de 56 yardas.

Los hermanos Harbaugh también entran en igualdad de circunstancias como entrenadores y no será su primera experiencia en el juego grande. Jim participó en el Súper Bowl XXXVII como entrenador ofensivo asistente de los Raiders de Oakland, que perdieron ante los Bucaneros de Tampa Bay.

En el caso de John, él fue entrenador de equipos especiales de las Águilas de Filadelfia durante el Súper Bowl XXXIX, donde su equipo fue derrotado por los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Será un encuentro muy parejo, con dos escuadras muy bien balanceadas y donde definitivamente los apostadores tendrán un análisis muy complicado para pronosticar al vencedor.

Tema de Interes

Invitan a la 6ª Ruta Turística Puerto Vallarta – Bahía de Banderas

Una fiesta para los amantes del ciclismo, que se llevará a cabo el próximo 23 …