Columna

Enero 2013

 

Ahora Resulta que Nadie Supo

Por J. Mario R. Fuentes*

Recordé con demasiada tristeza la desaparición de monseñor Santiago Méndez Bravo, hace justo un año nos dejó ese hombre colosal; cuando lo supe me acongojé, no di crédito como una persona tan humana dejara de existir cuando más falta hacía su presencia…Todas las culpas de lo que sucede en el municipio de Puerto Vallarta son culpa de las administraciones pasadas, nada de lo que realizaron sirvió: contratos para el tratamiento de la basura; las avenidas destrozadas; la inseguridad pública, la falta de programas turísticos, todo lo que falta y lo que faltará se ha dicho es solamente la mala voluntad de lo que no se hizo, se dejó de hacer o se evadió con suficiente conciencia. Por qué los seres humano llamados a la política seremos tan superficiales.

Vamos por partes

Primera

Fue un ser humano que dio su lugar a la materia; nunca se redujo a ella. Quiso como nadie la vida, le sirvió, jamás fue al contrario; su comunicación con los demás no se agotó, la cultivó: ese hombre fue monseñor doctor  Santiago Méndez Bravo. Muchos olvidaron que el 27 de enero del año pasado se fue de nosotros, otros que solamente lo conocieron de nombre sintieron su presencia cuando se le ofreció un momento para recordarlo; el Sistema Univa que el forjó nunca jamás terminará de olvidarlo; su proyecto está vivo como Jesucristo y a cada día produce lo que el tanto amó; al hombre nuevo, al que cambie esta situación violenta a la que nos hemos acostumbrado, un ser humano con la responsabilidad de serlo como lo fue usted padre Santiago.

Segunda

Opino que ya basta de echarse culpas, no es ético; las autoridades que llegaron tienen capacidad para sacar adelante el proyecto de gobierno o retirarse; no es posible que a estas alturas todavía continúen con la danza de los millones, que se deben o no aparecen; por favor no fueron magos los gobernantes que terminaron su periodo gubernamental, es hora de actuar con alternativas como las que se ven en algunas avenidas importantes de nuestra localidad, maquinaria rompiendo piso para aplicar buenos materiales, duraderos, becas para los niños, jóvenes que desean estudiar, convenios con universidades con un solo objetivo, beneficiar a la sociedad más vulnerable, si eso no es nada entonces resultará que nadie sabe y nadie supo, como lo diría un viejo actor de la televisión monopólica.

La Última

Muchos dijeron que no supieron del primer aniversario luctuoso de la desaparición de monseñor doctor Santiago Méndez Bravo, no importa, siempre estaremos atentos los que lo conocimos y prestos para enseñar a los que no tuvieron la suerte de hacerlo. Dejen trabajar a los funcionarios municipales, son personas de buena voluntad.

Tema de Interes

Puerto Vallarta se mantiene en el Top 10 de las ciudades más seguras

A nivel estatal, la ciudad continúa en el primer lugar, superando ampliamente a los municipios …